Paisajes Verticales

Antes de la mirada, el paisaje era sólo territorio. La naturaleza en su estado más puro e ilimitado se convierte en paisaje a partir del momento en que es observada desde un determinado lugar y en la medida de lo visible. Por lo tanto, el paisaje es cultura y apreciación estética. Pero es también muchas cosas más. En las últimas décadas hemos asistido a un deterioro progresivo y a veces alarmante del paisaje, exacerbado por un crecimiento de estructuras verticales descontrolado. ¿La construcción social del paisaje ha llegado a un límite?. Todo este deterioro sin sentido ha causado una pérdida de identidad territorial. Por ejemplo, ¿Qué nos queda de la maravillosa y única Mirada Circular de El Bierzo -León?. Me pregunto que esta pasando tanto localmente como en el contexto de la globalización. Todo esto me causa desorientación, desasosiego, la sensación de que aquí hay algo que no funciona. ¡ Me abruma tanto Paisaje de Testosterona!.


En septiembre de 2008 dentro de las acciones artísticas de Embarrarte presentamos la instalación Paisajes de Testosterona. En ella se reflesionaba sobre el significado de los nuevos paisajes humanos de El Bierzo-León y Pekín-China. Dos espacios masculinizados, deteriorados por un ansia vertícal.

Instalación Embarrate 2008


El viaje y la distancia me ayudaron a encontrar la componente que unifica a los proyectos más contestados de la comarcar en que vivo: su impactante dimensión vertical. Recapitulemos y pensemos.

Empecé a recordar el furor por las canteras y sus inmensas paredes verticales (Paradela de Muces, Rozuelo y mil más); la imparable repoblación de erguidos parques eólicos (Gistredo, Aquilianos y mil más); la inminente erección de nuevas redes eléctricas (Sama-Velilla); La incompresible construcción de rascacielos en la hoya berciana (Ponferrada); la proyección irremediable del altísimo y faraónico monumento al minero (Torre del Bierzo); las enhiestas torres de térmicas, incineradoras y cementeras (Compostilla, Toral de los Vados,..); la recurrencia de elevadas antenas de telefonía móvil; seguro que se me olvidan verticales. ¿Alguno de nosotros ha reparado en la rápida y constante contaminación vertical de nuestros paisajes? ¿Alguien ha pensado en el exceso de testosterona de la falocracia que construye?

El mundo se verticaliza, el hombre, el árbol y la montaña pierden el protagonismo y su impresionante armonía. El dinero junto con la testosterona están construyendo nuevos paisajes, paisajes diferentes, extraños, desnaturalizados, desvalorizados e irreversibles.


Pekin 2008_destrucción de los Hutong


Vuelvo a Pekin con el afán de encontrar materiales que sirvan para explicar nuestra Tierra. Necesito llamar vuestra atención, explicaros lo que yo intenté explicarme. Decido crear un Totem, verticalizo mi idea. Quiero rescatar simbolicamente materiales del olvido, recorro lentamente los destruidos barrios tradicionales y horizontales, los Hutong pekineses, antes que los verticales rascacielos que los suceden no dejen nada allí. De todos los materiales, selecciono una colección de maniquís abandonados. Esta materia femenina me servirá para elevar un frágil, efímero y delicado Totem contra la verticalidad. El paisaje se nos muere, un sinfín de obstáculos visuales están destruyendo sistemáticamente los habitats naturales de nuestro planeta cercano. Alguien me dijo en Pekín: we can change it!. Yo también lo creo:


¡Nosotros podemos cambiar esto!
video